lunes, 12 de marzo de 2012

Un rayo parte el cielo

No quiero esperar a que sea demasiado tarde. Ya nos conocemos y a esta altura sé que no hay nada que esperar más que el trago amargo: Una decepción tan familiar que me molesta desear.
Sé que nos queremos, pero ya no soy la misma de antes. Todo es romance hasta que pasa. Todo es posibilidad hasta que una maceta gris, todo es nuevo hasta que los pelos cubren tu superficie y ya no puedo ver el pasado y solo véote de nuevo y con tanto miedo de no poder detenerme.
Pies, oh pies. Dejen de caminar hacia las vías de un tren que avanza sin mirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada